YAIZA,PINO Y CANDE

Yaiza, Pino Cande pasaban horas y horas sentadas frentes al televisor. Ni jugaban, ni sonreían, ni pensaban. Se aburrían

Una tarde, en algún lugar al sur de la isla sucedió algo muy extraño las niñas volvían del colegio hacia casa caminando entre tabaibas y cardones. Los lagartos tomaban el sol entre el picón. Desde el mar, una mágica luz les llamo la intención-les contesto su madre a medias enfadada, a medias intrigada y divertida por la ocurrencia de las niñas.

-¡Mamá!, por favor, tienes que creernos-dijeron nuevamente las tres

-bueno, bueno pero las cosas para creerlas es necesario verlas.

-No, no puede ser -dijo pino-¡esta isla es completamente dorada!

-¡Pues será Fuerte ventura! -intervino Cande.

-¡imposible!-añadió Pino-¡esta isla es muchísimo más pequeña!

-¡Pues entonces será La Gomera!

-Tampoco, ésta es mucho más verde.

-¡Ya esta está!… ¡es La Palma!

-¡imposible! esta es aún más chiquita.

-Entonces tiene ser El Hierro.

No, no era ninguna de las islas que las niñas habían mencionado. Era una isla diferente, luminosa y hermosa una isla maravillosa que parecía hecha a luz y de magia. Pasaban por allí todos los días y nunca habían visto nada igual.

Tras mirarse unas a otras asombradas, las tres pensaron lo mismo. Atraídas por la magia del misterio, decidieron investigar.

Sin intercambiar palabra caminaron por un sendero de nubes y luz, hasta que aquel lugar fue haciéndose más próximo, más luminoso y aún más hermoso.

Yaiza, Pino y Cande llegaron a la isla.

Una acogedor bruma lo envolvía todo. Enormes laureres crecían hacia el cielo formando un hermoso bosque verde,

Avanzaron un buen rato por el mágico bosque, En una pequeña colina, entre riscos, había un árbol. Era una enorme Sabina modelada por la brisa constante. Junto a ella encontraron a un extraño ser. Se llamaba Brandán y era el guardián de un gran secreto.

Procedente de lejanas tierra Brandán había desembarcado en la isla hacía unos cuantos siglos y ya nunca jamás la había abandonado.

Brandán había ido conservando en su isla las bellezas naturales que más le gustaban. Así, los habitantes de las islas por más que se empeñaran en destruir su entorno, siempre tendían un paraje de ensueño en su isla de fantasía.

Nadie había visitado a Brandán estaba muy triste, abatido y algo deprimido. La visita de las niñas le cambió la vida, le devolvió en un mundo mágico y misterioso. Recuerdan que jugaron, rieron y vivieron fantásticas aventuras.

En agradecimiento por aquel maravilloso día Brandán le entregó a cada una de ellas un pequeño cofre de madera.No deberían abrirlo hasta regresar a su casa.

La voz de Mama las hizo despertar de su dulce y extraño viaje. Era la hora de acostarse. Mamá les decía que dejaran de ver las television, sin darse cuenta de que estaba un buen rato apagada

-¡Mamá!, ¡Mamá! -gritaron las tres niñas a la vez -¡hemos estado en la isla de San Borondón!

-De acuerdo, de acuerdo pero póngase el pijama y vengan a cenar -les contesto su madre a medias enfada da, a media intrigada y intrigada por la ocurrencia de las niñas.

-¡Mamá!, por favor, tienes que creernos-dijeron nuevamente las tres

-bueno, bueno pero las cosas para creérselas es necesario verlas.

-Te equivoca mamá para poder ver las cosas, lo primero que tienes que hacer es creértelas-dijoYaiza, con seguridad y una extraña sabiduría recién adquirida.

Como mamá parecía muy ocupada, Yaiza, Pino, Cande se miraron com. Complicidad y se guiñaron el ojo. Entre ansiosas y temerosas metieron las manos en sus bolsillos y sacaron las cajitas que las había dado Brandán. Al abrirlas, del interior de cada una de ellas cayeron siete triangulitos de oro.

Desde entonces, Yaiza, Pino y Cande, que han mandado engarzar los triángulos, llevan en sus cuellos el mágico colgante. Hoy saben que la isla de San Borondón sólo puede ser vista por aquellos que posean el secreto de la fantasía

Y es que si crees que has visto la octava isla una vez, nunca dejas de soñar.

Anuncios

~ por ramondaniel en 6 mayo 2009.

2 comentarios to “YAIZA,PINO Y CANDE”

  1. Este artículo te ha quedado perfecto, Ramón. La foto de la isla desierta me encanta. Espero que haya muchas personas que visiten el blog y que lean este cuento. Un saludo.

  2. si la verdad que si gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: